Elegimos el mejor jamón de España

 

 

Estamos en vísperas de Navidad y por este motivo, en HISTORIAS DE MI CIUDAD, hemos querido, saber si realmente el jamón que tenemos en España y que sin duda es el producto estrella de nuestra gastronomía, es tan bueno como decimos.

Lo primero que hicimos algunos privilegiados fue viajar por España degustando jamón y disfrutando de las maravillas de cada rincón de nuestra tierra y además nos pagaron por ello, esto si es un trabajo donde no importa las horas que le tengas que dedicar.

El resultado de nuestro viaje nos ha confirmado lo que en el fondo todos los españoles ya sabíamos, que tenemos un jamón excelente que se puede encontrar en cualquier lugar de España: jamón de Extremadura, de Guijuelo, de Jabugo, de Teruel, de los Pedroches o el de Trevelez; pero también de muchos rincones del país que, a pesar de no pertenecer a ninguna denominación, son fantásticos como el de Serón o el porco celta entre otros.El mejor jamón de España

Y mientras degustábamos uno de esos maravillosos jamones acompañado de un fantástico vino (en otros artículos os hablaremos de la cata paralela que hemos realizado de nuestros vinos y de nuestros quesos), nos pareció una gran idea hacer una cata de jamón a ciegas con paisanos de todas las comunidades de España para ver si opinaban lo mismo que nosotros.

Organizamos la cata a ciegas y, sin quererlo, nos encontramos con un DESCUBRIMIENTO INCREIBLE: un jamón excepcional al paladar para la inmensa mayoría de las personas que asistimos a esa degustación. ¿De donde había salido ese maravilloso jamón que activaba tus recuerdos y te llevaba a la niñez? Sabores que todavía guardamos en algún lugar de nuestro cerebro y que iban renaciendo con cada loncha que nos llevábamos a la boca.

Miramos el número de cata y buscamos el nombre y procedencia de este jamón tan evocador. Nuestra sorpresa fue mayúscula. Esperábamos que fuese una de esas famosas marcas, pero no, resulta que era un jamón desconocido para la mayoría de nosotros, JAMONES MAJÍN.

Teníamos que saber más y pusimos rumbo a la cuna de ese jamón que se encuentra en tierras salmantinas, concretamente en Guijuelo. Queríamos averiguar, quiénes eran y sus secretos para conseguir esta extraordinaria calidad.

Llegamos a Jamones Majín y nuestra sorpresa no hizo más que aumentar cuando conocimos a quien dirige el negocio, Alberto Nieto. El que para nosotros era el mejor jamón del mundo lo elabora un joven todavía lejos de la treintena amante de la tradición y del trabajo bien hecho.

Alberto nos cuenta su secreto que para él es algo sencillo y natural, como el propio jamón: hacer las cosas como siempre, como lo hacía su abuelo hace un siglo, con amor al producto, con dedicación y con un cuidado minucioso de cada pieza durante todo el proceso.

Nos contó la importancia de que el cerdo viva en libertad en la Dehesa, que la propia dehesa no sea llana (para que el animal suba y baje infiltrando a su vez la grasa en lo que más tarde será el jamón), el proceso del salado de cada pieza en base a su peso, el control mensual para ver si el salado sigue siendo el apropiado o hay que subir o bajar el grado de sal y, sobre todo, el tiempo.

El tiempo, el gran aliado necesario para que esa pieza pase a ser un jamón excepcional, viendo como maduran uno a uno todos los jamones, descartando los que no llevan el ritmo de curación deseado y esperando el momento justo de curación que, en su caso y a diferencia de otras marcas, nunca llegará antes de 3 años. En el caso del reserva excepcional de la añada 2015 han sido necesarios 4 años reposando para alcanzar ese sabor sublime.

Si te apasiona el jamón, sin duda tienes que probar el mejor jamón de España, Jamón Majín añada 2015, o pedir que te reserven uno de la próxima añada porque estamos seguro de que volverá a ser excepcional.

Y por rematar deciros que en nuestra visita probamos el resto de sus productos y como diría mi amigo Arturo de Málaga, se nos caían las lagrimas con el lomo, el chorizo y el excepcional salchichón.

Los que dicen que ni siquiera el jamón ibérico ha conseguido gustar a todo el mundo, no han probado esta exquisitez. Desde aquí nuestra enhorabuena a Jamones Majín por llevarnos de nuevo a los sabores de la niñez.

Deja un comentario